El Domicilio Fiscal Electrónico es un domicilio virtual, gratuito, seguro, personalizado y valido para la recepción de comunicaciones de AFIP y otros organismos, con la finalidad de facilitar el cumplimiento de las obligaciones.

Este domicilio es obligatorio y produce, en el ámbito administrativo, los efectos del domicilio fiscal constituido, por lo que, a través de las comunicaciones que se reciban por este medio, se considerará al contribuyente como efectivamente notificado.

Todos los ciudadanos y responsables deben constituir el Domicilio Fiscal Electrónico, excepto los pequeños contribuyentes inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social.

Para constituir el domicilio fiscal electrónico, ingresá con tu clave fiscal al servicio “Domicilio Fiscal Electrónico”, cargá una dirección de correo electrónico y un número de teléfono celular.

Podés ver el procedimiento, junto con las pantallas del servicio, en la guía paso a paso ¿Cómo constituyo el domicilio fiscal electrónico y dónde consulto las notificaciones? o en este video tutorial:

Importante:

Los documentos digitales que se trasmiten mediante el “Domicilio Fiscal Electrónico” o por intercambio de información a través del “WebService” denominado “Consumir Comunicaciones de Ventanilla Electrónica (WSCCOMU)” gozarán, a todos los efectos legales y reglamentarios, de plena validez y eficacia jurídica, constituyendo medio de prueba suficiente de su existencia y de la información contenida en ellos.