El Domicilio Fiscal Electrónico es un domicilio virtual, gratuito, seguro, personalizado y valido para la recepción de comunicaciones de AFIP y otros organismos, con la finalidad de facilitar el cumplimiento de las obligaciones.

Este domicilio es obligatorio y produce, en el ámbito administrativo, los efectos del domicilio fiscal constituido, por lo que, a través de las comunicaciones que se reciban por este medio, se considerará al contribuyente como efectivamente notificado.

Todos los contribuyentes deben cumplir con la adhesión al Domicilio Fiscal Electrónico, excepto los pequeños contribuyentes inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social.

Para adherirte, ingresá con clave fiscal al servicio “Domicilio Fiscal Electrónico” y cargá una dirección de correo electrónico y un número de teléfono celular.

Podés ver el procedimiento, junto con las pantallas del servicio, en la guía paso a paso ¿Cómo me adhiero al domicilio fiscal electrónico y dónde consulto las notificaciones? o en este video tutorial:

Importante:

Los documentos digitales que se trasmiten mediante el “Domicilio Fiscal Electrónico” o por intercambio de información a través del “WebService” denominado “Consumir Comunicaciones de Ventanilla Electrónica (WSCCOMU)” gozarán, a todos los efectos legales y reglamentarios, de plena validez y eficacia jurídica, constituyendo medio de prueba suficiente de su existencia y de la información contenida en ellos.